28 de agosto de 2012

Copa menstrual: la alternativa a las toallas y tampones.

[Nota: Si no cuenta con la madurez para hablar sobre anatomía humana básica de manera respetuosa, no siga leyendo.]

En agosto del 2010, durante el Festival Internacional de Cine de Monterrey tuve la oportunidad de ver el documental «La Luna en ti» de la directora Diana Fabiánová, que habla sobre el tabú de la menstruación en nuestra sociedad. El documento expone las diferentes formas en que se ha percibido este proceso natural a lo largo de la historia y en diferentes culturas, así como los mitos y percepción actuales al respecto.

Uno de los principales atractivos es que habla de manera directa sobre las implicaciones sociales, políticas, económicas y psicológicas que rodean a este acontecimiento mensual (realmente son más de las que uno se imagina) y sugiere matices distintos a los que estamos acostumbrados a darle: desde formas diferentes de abordar el tema a estilos de vida y maneras de vivir (o no vivir) la menstruación.

Femmecup
Una de estas alternativas presentadas y que hasta ese momento me era –tristemente- desconocida es la existencia de algo llamado copa menstrual.

Se trata de una copa de silicona o látex que se introduce en la vagina durante los días de menstruación para retener el flujo; éste queda contenido en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.

Los primeros prototipos de copas datan desde inicios del siglo XX aunque no tuvieron mucho éxito debido a los costos de manufactura y al estigma menstrual. Comenzaron a ganar popularidad (debido a que se incrementó la facilidad de producción y la seguridad y comodidad de los materiales de los que están hechas) hasta después de la década de los setentas. Actualmente hay varias marcas y disponibilidad de materiales, formas y tamaños.

El método de funcionamiento de la copa menstrual es sencillo: se dobla la copa -que es suave (similar a la textura de las mamilas de biberón para bebés)- y se inserta en el canal vaginal donde, al soltarla, cobra su forma normal y colecta la sangre menstrual. Después de unas horas (dependiendo de cantidad de flujo, pueden ser entre 4-12 hrs) se extrae presionando la base y jalando, se vacía, limpia con agua corriente y jabón neutro y vuelve a colocarse. Al final del ciclo se recomienda esterilizar la copa hirviéndola antes de guardarse.

Mooncup
Desde que vi el documental, me quedé con la tentación de aprender más sobre esta alternativa a las toallas y tampones desechables. Por motivos diversos me olvide del tema hasta hace unos meses. Después de retomar la curiosidad y hacer un poco de investigación en Internet (desde especificaciones del fabricante, hasta reseñas y experiencias de quienes ya la han usado) me animé a por fin conseguir la mía.

La poca difusión promocional de este tipo de productos hace casi imposible la compra en establecimientos corrientes, pero puede conseguirse en tiendas naturistas y ecológicas, dado el enfoque “verde” que se le da al producto (leer más adelante para más detalles a este respecto), la otra opción es realizar la compra por Internet, donde se consiguen varias opciones tanto de macas, como de precios. Si tienen práctica o facilidad para hacer este tipo de transacciones, definitivamente se los recomiendo (así compré la mía).

En la pubertad, cuando comencé a menstruar, desde un comienzo sentí muchísima aversión hacia las toallas “sanitarias”, porque me parecían todo, menos higiénicas; con la sangre coagulándose en contacto con la piel, el olor y la incomodidad. Solamente las usé por unos 5 o 6 periodos antes de rechazarlas para siempre.

Los tampones siempre me parecieron una mejor opción, pero también presentan bastante inconvenientes, aún cuando para mí el tema de la inserción nunca fue uno de ellos. Al usar tampones y tener un flujo abundante –como yo- hay que cambiarlos muy seguido (aún usando los de mayor absorbencia), además del desperdicio de tampones al ir al baño y que por accidente se ensucien o cuando estos se retiran sin aprovechar la absorbencia y al extraerlos se siente esa horrible sensación de sequedad.

Ya habiendo usado la copa varias veces puedo compartir mi experiencia y hablar sobre los pros y contras de la copa menstrual. A manera de resumen puedo decir que es una excelente alternativa: sumamente cómoda y con beneficios que superan con creces los pequeños inconvenientes. Desde el primer uso pude notar que había sido una maravillosa inversión.

En mi experiencia esta es la lista de beneficios e inconvenientes que presentan las copas menstruales:
Beneficios:
  • No absorbe la sangre, la colecta dentro del mismo cuerpo, por lo que no produce resequedad, ni mal olor, ya que la sangre no entra en contacto con el aire (putrefacción).
  • En los días de flujo mediano-bajo, puedes dejarla hasta por 12 horas sin que se llene y sin tener que cambiarla. En los días de flujo más abundante puedes dejarla hasta por 6 horas y retirarla quizá a ¾ de su capacidad. Exceptuando el primer día o si se tiene un flujo severamente abundante muy raramente se tendrá que cambiar estando fuera de casa. 
  • Una vez que se ha colocado en la posición dentro del canal vaginal la sensación es nula. Incluso si se tensan los músculos interiores para tratar de sentirla, no se percibe, por lo cual es ideal para hacer deporte o en días agitados; esto combinado con la capacidad de retención la hace muy cómoda para dormir con ella. (se siente menos que un tampón)
  • Es más ecológica que los productos desechables ya que es completamente reutilizable y tiene una vida útil de entre 4-10 años (dependiendo de la marca y cuidados que se le den)
  • A diferencia de los tampones, no está relacionada con el síndrome de shock tóxico y no causa ni irritación, desbalance del pH vaginal o alergias (como las toallas) al estar hecha de silicona quirúrgica, un material completamente atóxico, hipoalergénico y esterilizable.
  • Después de realizar un gasto único de entre $350-$500 (35 USD), dependiendo de la marca, la inversión se recupera dentro de los primeros 10-14 meses (digamos, un año) y dado que la vida útil del producto es de entre 4-10 años, representa un gran ahorro. En mi caso, que gastaba aproximadamente $70 al mes en tampones, por mi flujo abundante, me representa un ahorro de 3 mil pesos estimando que me dure el mínimo de 4 años.
  • Colocada correctamente no produce pérdidas, por lo que la ropa interior y de cama no se mancha ni se debe estar cuidando la postura para no desacomodarla ya que las paredes vaginales la mantienen perfectamente en su posición.
Inconvenientes:
  • Es un poco complicado aprender a colocarla al principio, sobre todo si no se tiene conocimiento y confianza sobre el propio cuerpo. Incluso al conocer la anatomía, toma una o dos puestas cogerle el truco. (Se soluciona practicando, como no genera residuos de fibras textiles en el cuerpo o la ropa puede practicarse la inserción incluso en días que no se esté menstruando)
  • Relacionado con el punto anterior, puede ser un poco complicado extraerla al principio, sobre todo si en vez de tomarla por la parte inferior del cuerpo se jala del apéndice, ya que esto causa un vacío que dificulta mucho la extracción. (Se soluciona retirándola con paciencia, relajada y de la parte del cuerpo de la copa no del apéndice)
  • En concordancia con los dos puntos anteriores, si se deja llenarse y se extrae sin paciencia y aún sin dominar la técnica las cosas pueden ponerse escurridizas. (A mí nunca me ha pasado, pero supongo que está relacionado con las dos anteriores)
  • Si por alguna razón debe cambiarse estando fuera de casa, puede ser incómodo realizar el proceso en baños públicos sin acceso privado a los lavabos. (Por su capacidad de absorción pocas veces se tendrá que cambiar en lugares públicos y siempre se puede cargar una botella de agua para sanitizarla sin necesidad del lavabo.
  • Puede ser difícil de conseguir y el precio inicial difícil de pagar en un solo pago (En Internet es fácil encontrarla y se pueden buscar opciones de compra a varios pagos)
  • Para su uso es necesaria una constante manipulación de los genitales, lo que puede causarles algunos problemas a ciertas personas.

Diferentes marcas y modelos
Si tomamos en cuenta que de los 6 incovenientes que les presento, 3 son transitorios (solamente tendrás estos problemas en lo que aprendes a usarla adecuadamente, que no es mucho) y uno de ellos, si se usa correctamente la copa, no se presentará muy seguido (lo de vaciarla estando fuera de casa)  pueden darse cuenta porqué es una excelente opción para sustituir los tampones y compresas.

Además de los beneficios prácticos, es psicológicamente buena. Al menos en mi caso, desde el primer uso me dejó maravillada. Esa primera vez que la usé casi, casi estaba deseando no dejar de menstruar para seguir usándola…y no es exageración.

Si no eres una persona acostumbrada a manipular tus genitales esto te brindará una excelente oportunidad para conocer tu cuerpo y sí ya tienes esa costumbre el uso de la copa menstrual te brindará más fácilmente otros beneficios: te da la oportunidad de vivir tu menstruación de una manera cercana, más positiva, menos con una sensación de “eewk” y más con una sensación de “Wow, esta es mi sangre menstrual”

Si se usa correctamente y así lo deseas vas a pasarte tu ciclo sin necesidad de tocar tu sangre menstrual, pero también da una excelente oportunidad para verla de manera natural, en su estado líquido, no coagulada, inodora, además de que brinda una mejor percepción de cuánto y cómo menstruas (cantidad, textura, color)

Al no tener partes que sobresalgan del cuerpo, es discreta y muy conveniente para cualquier persona menstruante que necesite discreción ya que se puede utilizar con cualquier tipo de prenda sin que se note que la estás usando.

Como ya se mencionó anteriormente, la parte más difícil de usarlas es cogerle el truco a la inserción/extracción. Las copas vienen con un instructivo, generalmente ilustrado, con las indicaciones para usarla, así como tips de uso; como apoyo adicional, hay en Internet  foros y comunidades en redes sociales con bastantes videos, guías y blogs para ayudar a familiarizarte con el producto. A continuación dejo uno de los videos más claros y con mayor información: 


Sinceramente yo estoy enamorada de la mía. Como mencioné antes, una vez que aprendes a usarla, todo son pros y casi ningún contra. Conozco a varias personas que la usan y todos sin poder remediarlo nos volvemos predicadores de la buena palabra de las copas menstruales: tanto por comodidad, economía, ecología y como una forma de vivir de otra manera tu periodo, la copa menstrual es una opción que recomiendo ampliamente.

Digresión: El documental que mencioné al principio «La Luna en ti» de Diana Fábianová se los recomiendo un montón, si no lo conocen, el trailer lo pueden ver aquí y les dejo el film completo para que lo vean online, si desean:

13 comentarios:

  1. Yo comencé a usarla hace algo menos de un mes y ya estoy encantada con ella, no he parado de recomendarla desde que la probé. Si bien es cierto que me costó algo de trabajo aprender a sacarla (la primera vez pensé que tendría que ir a urgencias a que me la sacaran) rápidamente se aprende. A mi en concreto se me sube bastante (supongo que tengo el suelo pélvico muy desarrollado por la danza oriental) pero relajandome y empujando rápidamente baja. En cuanto a los incovenientes que se mencionan decir que lo de ponerla y extraerle, si efectivamente es un poco dificil al principio, pero a la cuarta vez le cojes el truco. Y te cambia la forma de percibir tu mentruación, yo al menos nunca me habia sentido tan agusto en esos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, anónima, muchas gracias por leer y comentar, efectivamente, yo he comprobado que todas las que la usamos nos convertimos en predicadoras de la buena palabra ;)

      Eliminar
  2. hYo hace unos 8 meses que me he animado a dar el salto a la copa y estoy muy contenta con el cambio. Al principio tenía alguna fuga pero pronto me habitué al manejo de la copa y me acostumbré a todas sus ventajas. Para mi librarme de la sequedad vaginal causada por los tampones y ganar en autonomía (puedo estar con la copa unas 5 horas sin cambiarme, con los tampones super plus ni 2 horas aguantaba). Os la recomiendo.
    Para las que queráis probar suerte, os dejo el link de un sorteo de una copa de una conocida marca alemana. Quizá alguna la consiga gratis.
    //www.sorteamus.com/sorteo-la-copa-meluna-te-cambia-la-vida/100004275724169

    ResponderEliminar
  3. hace unos meses yo la utilizo y estoy feliz y comoda y puedo estar hasta 10 horas sin cambiarme y es genial, ademas ya hay una empresa en mexico que las produce y las vende y esto es mucho mejor nada de pagar euros o dolares mas informacion en www.angelcupmexico.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que ya existía marca mexicana, que bueno. En compras en internet se pueden conseguir otras marcas (como Femmecup y Lunette) y pagarlas en pesos, pero es bueno contar con más opciones. Muchísimas gracias por leer y comentar, saludos ;)

      Eliminar
  4. y puedes hacer cualkier tipo de actividad con ella??
    me refiero a acostarte o ponerte de cabeza??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí se puede hacer todo tipo de actividad, yo hago ejercicio todos los días y durante mi luna la puedo usar sin problemas. Me parece que la única actividad que está contraindicada es el buceo y demás deportes de inmersión sub-acuática, por el efecto de vacío que provoca, pero natación si se puede.

      Eliminar
  5. Hola. Veré la manera de conseguirla, me parece super buena, sobre todo por el impacto ecológico que implica, está de pelos, a ver qué tal.
    Unas dudas, ¿cuando duermes, no resulta inadecuado, es decir, me imagino que por gravedad lo que tenga contenido en la copa se regresará al interior del útero, no causa algún problema a la salud? ¿Lo de lavarla con jabón neutro cuando vacías la sangre, no causa también broncas?
    Por otro lado, yo tengo que usar casi diario pantyprotectores, alguna recomendación al respecto, estaría super cool no tener que usar nada desechable, por la ecología y todo eso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar, la copa no está asociada al síndrome de shock tóxico y el material (silicón quirurgico) es estéril, así que la sangre no entra en estado de putrefacción/oxidación, porque no está en contacto con el aire, así que aunque ande por ahí bailando, que no creo, -porque realmente la cantidad es poquísima (incluso con flujo abundante)- no representa ningún peligro.

      Algunas marcas no recomiendan el uso de jabón neutro, sino solo agua purificada y esterilizarla en agua hirviendo al final del periodo, no porque pueda causar enfermedades, sino porque puede comprometer la calidad del material de la copa.. Algunas otras venden un jabón especial inocuo para el cuerpo y para la copa.

      Como no reseca ni deja residuos puedes usarla incluso en días en que no estés en tu periodo, pero no sé que tan recomendable sea usarla todos los días.

      Eliminar
  6. Hola, sabras si la copa de alguna manera acelera el cistocele (vejiga caída)?? yo empecé a usarla y siento que esto se aceleró o sera posible que se deba a una maniobra inadecuada cuando la retiras??, gracias por comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte, ya que no tengo conocimientos médicos, lo que podría recomendarte es que consultes tu duda con tu ginecólogo/a lo más pronto posible, "por si las moscas". Que estés muy bien, gracias por pasar comentar.

      Eliminar
    2. A mi tmb me interesa saber si se puede usar la copa si tienes cistocele. Igual no se acopla no?

      Eliminar
  7. La copa menstrual es el mejor invento que hay, sobre todo en higiene, lo práctica que es, es muy cómoda y sobre todo nos ayuda a conservar al medio ambiente, ya que no vuelves a deshechar toallas (y tu dinero) a la basura. ¡Muchas gracias por el artículo!
    Aquí viene más información de las copas menstruales http://mcup.com.mx/web/info/

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.