29 de mayo de 2013

19 de 50+ libros al año: «La biblia de neón» de John Kennedy Toole.

Hace varios años, cuando era librera, me tocó varias veces escuchar mencionar o ver los libros de John Kennedy Toole, pero por razones extrañas nunca me sentí tentada a leerlos. Sin embargo, hace poco una amiga que tengo en el concepto de muy buena lectora me recomendó (y prestó) La biblia de neón, así que en cuanto terminé el libro que leía en ese momento agarré sin pensarlo esta novela del estadounidense.

La vida del autor y el relato de cómo nos llegan sus obras dan para una excelente (y triste) historia de ficción por sí mismas. En vida su obra fue rechazada, factor que contribuyó a la depresión que lo llevó a suicidarse a la edad de 31 años. Únicamente hasta once años después de su muerte y gracias al empeño de su madre, Thelma Toole, se editó La conjura de los necios, con la que alcanzó reconocimiento mundial. La Biblia de neón fue publicada después, en 1989, tras la muerte de la Sra. Toole y luego de sus muchas disputas por los derechos de autor con familiares lejanos de la familia paterna de su hijo.

Sus novelas fueron publicadas en orden inverso: La conjura de los necios fue su primera obra editada, sin embargo, La biblia de neón fue la primera novela que escribió; creada cuando tenía apenas unos 16 años y que permaneciera perdida entre sus papeles viejos hasta que su madre la descubriera muchos años después.

La sinopsis de la trama que nos ofrece la contraportada de la edición en español (de Anagrama) es la siguiente:
David […] es un adolescente que vive en una población miserable del profundo Sur [de los Estados Unidos]. Una Biblia de neón ilumina el cielo por las noches, y durante el día el fanatismo religioso y la malevolencia hacen estragos en la vida de los ciudadanos. El padre de David pierde su trabajo, no puede seguir pagando su contribución a la Iglesia, y esto marca el inicio de una decadencia que les convertirá en parias dentro de la pequeña comunidad. No hay muchas alegrías en la vida de David, excepto las que llegan de la mano de tía Mae, una hermana de su madre que tras una fantasmal carrera como cantante, y ya con sesenta años, escandaliza a los bienpensantes con su pelo teñido de rubio, sus vestidos de colores chillones y sus decrépitos novios. Tras una decepción amorosa y un sangriento y escalofriante episodio, el joven David se apresta a una nueva vida en otros horizontes.

21 de mayo de 2013

18 de 50+ libros al año: «El gran dios Pan y otros relatos de terror» de Arthur Machen

Si bien es hasta este año cuando por fin me decidí a adentrarme al horror literario, ya antes había intentado algún discreto acercamiento, principalmente a través de la obra de Clive Barker y Lovecraft.

Otro autor al que le di la oportunidad hace unos tres años fue a Arthur Machen, con su libro El pueblo blanco y otros relatos de terror publicado por editorial Valdemar; sin embargo, por la época en que quise leerlo abordé su obra esperando algo diferente (quizá un horror más cotidiano) y el encontrar un estilo distinto al esperado me desanimó un poco. Al final se me atravesó otro libro que en ese momento me apetecía más por lo que terminé dejándolo de lado.

Hace unas semanas, platicando sobre autores con mi pareja y, cuando yo le recordara mi anécdota de ese primer intento con la obra de Machen, él mencionó que sus atmósferas e imaginario eran similares a los de William Buttler Yeats, que me fascina, y realmente no tuvo que decir mucho más para convencerme de darle otra oportunidad.


Decidí que probaría un título distinto al que ya había intentado leer, para que de alguna manera, fuera un acercamiento fresco, así que tomé El gran dios Pan y otros relatos de terror publicado también por Valdemar. La contraportada nos introduce a la obra con las siguientes palabras:

Arthur Machen […] fue un obstinado soñador que creó una de las obras más líricas y exquisitas que ha dado hasta la fecha el denominado género de terror. […] Machen trasladó al papel sus arrebatados y melancólicos sueños con esa rara intensidad y soledad propias de la poesía, tratando de desvelar los enigmas que se ocultan más allá de la existencia y fuera del tiempo y logrando que la belleza y el horror suenen en sus relatos al unísono. […] Inspirado por su origen celta, no escribió sobre fantasmas sino más bien sobre fuerzas elementales, maleficios que sobreviven o poderes malignos invocados por el folclore y los cuentos de hadas […]. El presente volumen recoge cuatro extensos relatos (El gran dios Pan, La luz interior, La novela del Sello Negro y La novela del polvo blanco) que tanto influyeron en el maestro del horror sobrenatural, H.P. Lovecraft.

16 de mayo de 2013

17 de 50+ libros al año: «Vida de una mujer amorosa» de Ihara Saikaku

Cuando decidí leer a Mishima, hace unos meses, me di cuenta de que conocía muy poco de la literatura japonesa. Salvo por relatos en antologías o cuentos cortos sueltos, pero sin recordar nombres de autores o tener un panorama más completo, mi acercamiento a la producción literaria japonesa era nulo; así que decidí que conscientemente buscaría autores de esa nacionalidad.

Hace no mucho visité la Librería Errante, que acaba de abrir en mi ciudad, y entre las cosas que me encontré en esa visita estaba esta obra. El impulso de tomarlo fue por identificar el nombre del autor como japonés (junto con la portada), pero al leer la reseña de la parte trasera, la información del autor en las solapas interiores y enterarme que es un libro que fue escrito en 1686 (y siendo como soy de fan de de lo libros así de clásicos) me convencí totalmente de comprarlo y leerlo pronto.

La presentación que encontramos en la contraportada nos describe el libro de la siguiente manera:

[...] la historia de una joven de una belleza precoz y deslumbrante, que trastorna a los hombres que se encuentran a su alrededor. [...] Víctima de su propia virtud, nuestra protagonista entiende desde muy joven que su cuerpo puede ser un vehículo para vivir (cuán cuesta abajo podría rodar el vehículo, no lo habría de entender sino hasta muy tarde). Obligada a dejar su casa para saldar una deuda contraída por su padre, verá desfilar ante sus ojos la inmensa codicia de los hombres y padecerá en cuerpo y alma el descenso desde la más alta estirpe de las cortesanas hasta el inframundo de su profesión. Saikaku hace a su protagonista transitar por todas las esferas sociales del Japón del período Edo. La novela funciona lo mismo como una road novel que como una punzante crítica que descubre la doble moral en la que estaban afincadas gran parte de las «buenas maneras» japonesas.

5 de mayo de 2013

16 de 50+ libros al año: «El cerebro de Broca. Reflexiones sobre el apasionante mundo de la astrómociencia.» de Carl Sagan

Carl Sagan, es uno de mis héroes personales. Mi primera introducción a sus ideas fue a través de su aclamada serie, Cosmos (Cosmos: A Personal Voyage) y desde el principio me apasioné por su manera de entender y dar a entender el mundo.

Pronto me aficioné a buscar en la red ensayos suyos, videos de sus entrevistas y no hace mucho leí por fin El mundo y sus demonios que me fascinó y ayudó a redondear muchos aspectos de mi manera de pensar actual, sin embargo, a últimas fechas sentía que me hacía falta conseguir y leer su obra publicada.

Hace unos dos meses conseguí varios de sus libros en una librería de viejo de la ciudad de México, así que era cuestión de tiempo para que le tocara su turno a El cerebro de Broca.

La presentación del libro que nos da la contraportada, es la siguiente:

Desde que existe, el hombre se ha venido planteando profundas interrogantes acerca de los orígenes de la conciencia, la vida sobre nuestro planeta, los primeros tiempos de la Tierra, el origen del Sol o la posibilidad de vida inteligente en algún otro lugar del cosmos, así como sobre el más complejo e inquietante de todos: el advenimiento  naturaleza y destino futuro del Universo. [...] Hoy, como resultado del conocimiento tan penosamente arrancado a la naturaleza a través de generaciones dedicadas a pensar, observar y experimentar, estamos a punto de vislumbrar algunas primeras respuestas aproximadas a muchos de ellas.

Este libro trata precisamente de esas soluciones preliminares. Su autor tiene la rara habilidad de hacer compartir al lector su entusiasmo por cuanto se ha descubierto en los últimos años acerca de “este vasto universo en el que estamos sumergidos como granos de arena de un océano cósmico”, y, de forma más específica, por cuanto hemos aprendido acerca de nuestro propio sistema solar