30 de mayo de 2014

5 mitos sobre la lencería.

Nota: el post contiene imágenes de acuerdo a su temática, sin embargo, no hay desnudos en el mismo o en los enlaces que se incluyen.

Hace unos meses comencé a explorar de manera más consistente un gusto que he tenido desde hace mucho tiempo: la lencería.

Por muchos años es algo que me ha llamado la atención, tengo algunas piezas o entraba a las tiendas a ver, pero casi nunca me compraba nada o lo que me compraba pocas veces lo usaba. Sobre todo, nunca me había adentrado a investigar sobre marcas, calidad, variedad, usos, cuidados...vaya, todo lo que implica el educarte en un tema, y eso es lo que comencé a hacer este año.

Conforme mi conocimiento del tema y mi colección han ido aumentando, no me ha pasado por alto el encontrar ciertas percepciones erróneas que la gente tiene sobre la lencería y la gente que las usa.

Sin, más, 5 de los mitos más comunes sobre la lencería y las personas que la usan:

  • La lencería es únicamente un juguete sexual o usada por mujeres para sorprender y satisfacer a los hombres:
¿Fácil acceso?, no creo.
Este es el principal y más fuerte mito sobre la lencería. Si bien este es un uso muy extendido y es perfectamente válido comprar y usar lencería solamente para meterle emoción a la vida sexual, este no es su único propósito y la mayoría de las personas que la coleccionan y visten de manera cotidiana no lo hacen por esta razón.

Muchas personas solteras o sin una vida sexual activa son fanáticas de la lencería, también está quien ni siquiera "enseña" (en fotografías, pasarelas o a otra persona) y usa lencería solo por el placer de hacerlo,como un pequeño secreto que llevar en la vida diaria sin que nadie lo note.

Irónicamente, muchas veces la lencería más que ayudar, entorpece la vida sexual. Hay muchas piezas que son trabajosas tanto para poner como para quitar y que básicamente "envuelven" el cuerpo (corselettes, bodies, mallas, full suits, ligueros...) o dificultan la actividad física vigorosa (corsés), incluyendo el sexo.

  • La lencería es únicamente para mujeres con cierto tipo de cuerpo:
Campaña de la marca Panache
Falso. Mujeres muy voluptuosas, gordas, bajitas, musculares, "planas", de todos los tonos de piel, embarazadas, con discapacidades ...hay lencería para todas.

Por supuesto, algunos tipos de prendas, colores y formas resaltan más en unos cuerpos que otros, pero no es algo que sea inherentemente excluyente de un tipo de cuerpo; es decir, cada persona y su particular complexión tendrá algunos problemas con cierto tipo de prendas y habrá otras que le favorezcan mucho.

Siendo otra rama de la moda, el mundo de la lencería no está exento de propagar la idea de la delgadez (en específico y por la naturaleza de este tipo de prendas, la delgadez voluptuosa) y blancura como quintaesencia de la belleza. Sin embargo, también es cierto que la lencería es un tipo de ropa especialmente favorecedor para todo tipo de cuerpos y que las comunidades dedicadas a ella constantemente realizan campañas que promueven la diversidad tanto en el modelaje como en la oferta de productos de lencería para personas con todo tipo de cuerpos y complexiones.

  • La lencería es algo para comprarse en una sex shop o en cualquier tienda departamental:
Lencería de sex shop,
el liguero claramente no es para
usarse todo el día.
Relacionado con el primer punto y este es mitad mito y mitad verdad. Sí se puede comprar lencería en las sex shops y en varias tiendas departamentales, pero no cualquier tipo de lencería.

Casi siempre las prendas que se vende en dichos lugares son para no usarse "de verdad", es decir, son para un uso de accesorio sexual; no tan cuidadas en su construcción, para  llevarlas durante cortos periodos o incluso de "pon y quita". Como ya mencioné, no hay nada de malo en usar la lencería únicamente para dicho propósito, pero si lo que se busca es algo más que un accesorio para la alcoba, entonces la oferta de dichos comercios se vuelve inadecuada. 

Una diferencia entre la lencería como accesorio sexual y la lencería para usarse "de verdad" está en el estilo. La lencería que generalmente encontramos en las sex shops tiende a ser mucho más sexual, directamente provocativa o incluso, a diferencia de mucha lencería de verdad (lo digo en un sentido estricto, no peyorativo), de fácil acceso. Si bien, hay muchos estilos de lencería, desde lo más romántico y delicado hasta lo más agresivo y alternativo, pasando por toda la gama entre lo muy sutil y lo muy revelador casi  siempre se hace, modela y vende sin un tono de sexualidad explícita. Es decir, los anuncios y marcas nos hablan de la mujer que la usa y del como la hacen sentir y verse las prendas y no de la mujer como pareja sexual.

Otra diferencia entre ambos tipos de lencería es el precio. La lencería, al ser un bien no necesario, es en general cara, un lujo; pero casi siempre las prendas que se pueden comprar en una sex shop, por la misma calidad de su hechura, suelen ser más baratas que la lencería que es para realmente usarse y que por ello está mejor construida.

Los mejores lugares para comprar lencería de calidad son: las tiendas (físicas u online) de marcas específicas (la mejor opción en cuanto a calidad, pero también la más cara), las boutiques especializadas (y que generalmente tienen tanto prendas "de verdad" como las de uso sexual)  y las tiendas online de renombre (a mi gusto, la mejor opción en general, manejan muchas marcas, ofertas, estilos...)

Con todo, siempre es posible encontrar prendas de buena calidad en los lugares menos esperados y marcas famosas de lencería pueden hacer productos malos, aquí entonces lo importante se vuelve no el dónde se compra la lencería, sino saber las características que debe tener una buena prenda y saber distinguir algo que va a quedarse con nosotros por largo tiempo y lo que no.

  • Es algo que toda mujer debe "usar al menos una vez en la vida" o "saber usar":
what about no
No. La lencería es un forma de vestirse y expresarse y como tal, no a todo mundo tiene que gustarle o sentirse cómoda en ella.

La lencería puede hacer sentir a algunas personas más femeninas, más confiadas en su belleza, más sensuales, como una segunda piel, pero también puede hacer sentir a otras expuestas, objetificadas, consientes de sus defectos o sencillamente incómodas.

Me resultan especialmente desagradables las expresiones, frases o incluso notas en revistas y blogs diciendo cosas como "5 razones por las que deberías vestir lencería todas las noches", "Sé una buena novia y viste lencería" (relacionado con el primer mito) o cualquiera con las frases "deberías", "tienes que" o "toda mujer" al lado de "lencería". Vestir lencería es un gusto, no una obligación.

Habrá a quien le parezca algo banal, un gasto innecesario y guste de tener justo la ropa interior indispensable en negro, nude y blanco y está bien; habrá quien prefiera más variedad pero nada en onda coleccionista o de alta costura y está bien. Como en cualquier otro hobby o estilo de expresión, hay que entender que todos somos diferentes y tenemos gustos y necesidades distintas y eso está bien.

  • La lencería es solo para mujeres:
*brb dying*
Este más que mito yo creo que es hasta tabú. Si buscamos "lencería" en google no aparece ningún hombre en ropa provocativa, vaya, ni siquiera existe en el imaginario colectivo la idea de ropa provocativa, sexy o el equivalente de lencería para hombre (y cuando se concibe generalmente es a modo de broma).

Y lo cierto es que sí existe y es un éxito comercial.

Aquí muchos estarán pensando en "gay" y "homosexual" como insultos. Lo cierto es que en las comunidades gays no es nada extraño el uso de lencería masculina (y probablemente eso es contribuye al tabú social), pero cada vez más marcas y diseñadores dirigen la misma también al público heterosexual.

Al igual que con la lencería femenina, hay todo tipo y estilos de lencería para hombres. Desde la graciosa y abiertamente sexual, que sería el equivalente de la lencería femenina de sex shop; la que es de estilo parecido a la lencería de mujer, pero adaptada a la anatomía masculina, que obviamente no se usa por función sino por placer sensorial; la más convencional, pero provocativa, que me parece medio aburrida, en sí es ropa interior normal, solo más ajustada o reveladora; y también la que a mi gusto es la más interesante, la ropa provocativa especialmente pensada y diseñada para sensualizar al hombre y la figura masculina y que más que un estilo, creo que es una mentalidad desde su concepción: no es una broma, no es una copia de lencería femenina, no es para stripers o, como se suele pensar, para hombres gay, por eso en vez de linkear un solo ejemplo, enlazo a la web de una marca con varios ejemplos de la misma.

El estigma hacia la lencería masculina viene, me parece, principalmente del sexismo: el sexo (con el que generalmente se relaciona a la lencería, aunque como ya vimos, esto no es del todo cierto) es para el disfrute del hombre heterosexual, por eso la mujer debe esforzarse por lucirse, adornarse y regalarse a su pareja; pero, supuestamente, la mujer no se interesa en el sexo y lo hace por compromiso, obligación o moneda de cambio, así que no es necesario engalanarse para ella. Adicionalmente, el papel masculino socialmente aceptable dentro del sexo es el de agente actuante, que llega, toma y termina, pero no es de algo que pueda ser admirado, contemplado y disfrutado...y hay algo triste y espantosamente erróneo en esas concepciones.


Si bien la lencería no deja de ser algo relativamente banal, creo que los mitos que la rodean vienen de algunos estereotipos negativos contra los cuales luchamos en arenas más grandes y que estos alejan a algunas personas que de otra manera se interesarían en ella.

Como todo estilo de vestimenta, la lencería es una manera de expresión y dentro de ella muchas personas encontramos cierta libertad y diversión y solo por eso vale desmitificarla y dejar que las personas se acerquen a ella, aunque sea con meros fines informativos o de cultura general, sin morbo y sin tabúes.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.