30 de octubre de 2015

Consejos de costura para principiantes.

Siempre he sido una persona muy dada a las manualidades,el arte plástico en varias de sus modalidades y el DIY (hágalo usted mismo) así que no es extraño que en algún momento me empezó a llamar cada vez más la atención el modificar y crear mi propia ropa. Después de un tiempo con esa cosquillita y apañándomelas con aguja, tijeras e hilo para hacer composturas, modifcar mis playeras y otras labores menores por fin decidí aprender a coser y confeccionar de manera seria y adquirí mi máquina de coser.

A lo largo de dos años he estado aprendiendo y practicando de manera autodidacta, apoyándome en libros, revistas, video-tutoriales, blogs, y maña. Si bien no me considero una experta creo que hay varios trucos y cosas que he aprendido que pueden ayudar a quien no tenga ni idea de dónde comenzar o que pueden ahorrar tiempo, material y lágrimas cuando uno comienza a coser o que al menos me hubiera gustado saber cuando comencé.

Consejos para empezar a coser:

Comienza con algo sencillo y no gastes mucho. Si bien la tentación de empezar a coser nuestra prenda de ensueño que no podemos costear o conseguir puede ser muy grande, lo ideal es que comenzemos con proyectos sencillos como pequeñas composturas y modificaciones, reciclar ropa que ya tengamos y no nos importe mucho echar a perder o proyectos que requieran solo técnicas básicas

Es preferible que nos limitemos a usar materiales básicos, reciclados o muy baratos para no malgastar dinero y tela con nuestros errores de principiante.

Un perfecto arranque son las cositas para la cocina, accesorios y el hogar: fundas, servilletas, bolsas, guantes y agarraderas para sartenes, monederos, étc. Suena aburrido, pero son la clase de proyectitos que son fáciles y nos enseñan las técnicas básicas como coser recto, hacer terminaciones, patrones sencillos, poner cierres, étc.

Practica e investiga antes de "empezar". Conoce tu máquina, cómo funciona, sus partes, tus herramientas y utensilios de costura y úsalos antes de empezar un proyecto propiamente dicho.

En libros e internet puedes encontrar ejemplos de ejercicios de costura para familiarizarte tanto con la máquina, como con la jerga y utensilios de confección, requisitos de prendas, características de las telas (qué tipo de aguja se usa para cada tela, tipos de prensatelas, tipos de hilos, que telas van para qué prendas y cuáles no...)

No te estreses por lo que no tienes e improvisa alternativas: Ya sea porque no tenemos los medios de conseguirnos todas las herramientas de una vez o porque ni siquiera sabemos que existen y los "necesitamos", cuando empezamos a coser, la mayoría lo hacemos con los utensilios básicos. Para la mayoría de técnicas hay una versión "a mano" o alternativas que quizá conllevan más trabajo o un acabado menos "profesional", pero que nos ayudaran terminar proyectos en lo que nos vamos haciendo de nuestro equipo completo. En internet, libros y revistas hay muchos trucos para esta clase de situaciones y hay otras en las que es solo cuestión de ponerse creativo.

Consejos de costura y confección:


Estudia la ropa.
Hay proyectos que a veces no entendemos explicados en la teoría o para los cuales no tenemos "teoría" (no tenemos patrones o idea de como hacerlo) y para eso sirve demasiado, DEMASIADO, analizar las prendas: como están construídas, partes, técnicas, porqué se usó esta tela y no otra, si x elemento tiene una función o solo es decorativo, étc. Sobre todo cuando se empieza, si nos intimida el patronaje o para prendas que ni de broma vamos a conseguir un patrón (por ejemplo, prendas para cosplay), siempre es buen recurso el saber aplicar la ingeniería inversa a una prenda y descubrir "como hacerle".

La rutina para empezar: O las reglas de oro para coser. Usar la medida correcta de aguja, checar que tengamos suficiente hilo en la bobina y que sea del tipo correcto para nuestra labor, revisar que estemos cosiendo por el lado que tenemos que hacerlo en nuestra tela, étc. Son esos pequeños detalles y acciones que por su misma simpleza cuando estamos en un apuro o por estar distraídos olvidamos hacer o revisar y luego nos cuestan trabajo, material o tiempo extra. El blog Alfiler de Cabeza Grande tiene un video con 5 de estas reglas que si seguimos nos facilitarán mucho la vida, pero podemos considerar algunas más, dependiendo de qué tan distraídos seamos o si somos muy principiantes.

Más vale prevenir e invertir que echar a perder: Relacionado con el punto anterior. Coser es 20% coser y 80% otras cosas aburridas y trabajosas que no son coser. Alfilerear, medir, cortar, planchar...y eso sin contar que nos vayamos a equivocar y entonces básicamente es tú y el descocedor hasta el final de los días y el Armagedón. Tomando esto en cuenta, más vale invertir 10 min extras en marcar bien los márgenes de costura, medir bien ese orillo, transferir bien la pinza o ponerle los 3 o 5 o 20 alfileres extras y prevenir errores, que pasar más tiempo corrigiendo errores o tener que volver a hacerlo todo.

Aprende de diferentes maestros: Todos tenemos maneras distintas de hacer las cosas y, aunque a veces hacemos las cosas de cierta manera porque "así nos gusta" o por costumbre, nunca falta la persona que nos pueda mostrar un forma de trabajar en la que nunca habíamos pensado y que nos facilita las cosas un montón. A veces vemos una explicación sobre cómo hacer una prenda y no le entendemos, pero luego encontramos un tutorial distinto y con ese sí nos queda perfectamente claro. Sin importar si aprendes de manera autodidacta, en clases, con libros...busca combinar estas fuentes de aprendizaje (dentro de las posibilidades), de preferencia de disntintas generaciones, países y "escuelas". No cose igual una ama de casa española que un/a diseñador/a de modas egresada de London College of Fashion o que un/a youtuber de DIY y de todos puedes aprender algo.

Pon antención a los acabados: la diferencia entre una prenda que parezca hecha por un principiante y una pieza comprada o de más calidad puede estar en los pequeños detalles; los acabados de los sobrantes, los dobaldillos, las vistas en las prendas sin forro, la calidad de los accesorios como cierres, botones y adornos...Obviamente cosas como el ajuste y la calidad de las telas importa igual o más que estos detalles, pero estos son siempre pequeños ajustes que podemos hacer para que luzcan más nuestras labores.

Cose para distintas personas: incluso si no nos interesa coser como negocio, aprender a ajustar las prendas a distintos tipos de cuerpos siempre nos da más experiencia y habilidad en la confección. Además, coser para otras personas nos ayuda a variar el estilo de prendas que creamos.

Organiza tus proyectos: No hay nada más frustrante que tener un montón de telas, hilos, cierres y demás materiales y sentir que no tienes nada que coser o que quieres coser, pero no sabes qué. Bueno sí, más frustrante es sentarte a confeccionar una prenda para la que tienes "todo" y ya al haber empezado darte cuenta que "solo" te faltó un cierrecito, un listoncito o que no completas con la cantidad de tela que tienes...La forma de evitar esto es tener una lista de los proyectos que tienes ganas de hacer, los materiales que necesitas para cada uno y si ya los tienes o no, si tienes patrón, tutorial (y donde está, impreso, online, étc) o cual es el "plan de ataque". También así se ahorran vueltas a las mercerías y tienda de telas porque puedes ir y comprar varias cosas para varios proyectos de una sola vuelta (Bueno, en caso de que se cuenten con los medios para ello :P ).

Invierte en tus utensilios y espacio de costura. En contradicción con lo que comentaba sobre los utensilios al comenzar a coser, una vez que vayamos agarrando práctica o queramos coser ya más seriamente es INDISPENSABLE contar con buenas herramientas de costura y confección. Si bien, la mayoría de las herramientas las podemos sustituir por opciones improvisadas, hay algunas que sí son indispensbles o de cuyo uso depende mucho la calidad de nuestras labores terminadas, sobre todo si cosemos para negocio (por ejemplo, yo no me atrevería a vender nada que no esté con buenos acabados en sobrehiladora).

Tener un espacio de trabajo (principamente una mesa amplia y lisa para corte y patronaje y con iluminación adecauada)ayuda mucho a no fatigarnos tanto la vista y la espalda, pero también facilita mucho el trabajo tener donde guardar de manera organizada nuestras telas y demás materiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.